A mediados del siglo XIII, el gremio de maestros cerveceros de Bruselas deliberó sobre qué hombre fuerte y valiente debería ser su líder. Organizaron un concurso, en el que se colocó un gran barril de cerveza en el suelo. El que pudiera moverlo con menos esfuerzo a un lugar señalado a dos pasos de distancia se convertiría en su principal cervecero.

Entre los muchos que se inscribieron para el concurso estaba Juan I de Brabante (Jan Primus), el duque de Brabante. Era un hombre nacido en Borgoña, bien parecido, amable, de gran fortaleza e intelecto considerable.

Durante el concurso, con evidente alegría, contempló los inútiles esfuerzos de los numerosos competidores para mover el barril de cerveza. Cuando llegó su turno, le ordenó al sirviente que metiera una espita en el barril, mientras se acostaba en el suelo poniendo la boca en la espita. Luego ordenó que abrieran el grifo y bebió sin parar hasta que el barril estuvo vacío. Una vez hecho esto, llevó el barril sin esfuerzo al lugar señalado.

Gambrinus Rey de la Cerveza

Gracias a esta ingeniosa idea, los cerveceros de Bruselas lo designaron como su líder honorario, hay que saber también que Juan I era un próspero productor de cerveza gracias a su Ducado. A partir de entonces fue el patrón de los cerveceros y los posaderos. Su nombre Juan I, Jan Primus, fue derivando hacia Gan-brinus (Gambrinos), el Rey de la cerveza.

Gambrinus Rey de la Cerveza
Busto de Juan I de Brabante (c. 1252–1294) en el Gran Palacio de Bruselas.

Variaciones de la Historia de Gambrinus

Hay varias derivaciones de la leyenda, todas tienen en común el patronazgo de la cerveza y sus gremios. Algunas hacen referencia a un rey germánico mítico llamado Gambrivius del que se dice aprendió a hacer cerveza de los mismos dioses; o a Juan sin Miedo (duque de Borgoña, también productor de cerveza). A Juan sin Miedo le atribuyen la introducción (o legalización) de lúpulo en el condado de Flandes, ya que antes la cerveza se hacía con una mezcla de hierbas que aromatizaba la cerveza, el gruit.

La fuente de la leyenda de Gambrinus es incierta, pero los antropólogos ubican el origen de la historia en los Países Bajos durante la Edad Media.

Gambrinus Rey de la Cerveza

En la crónica de Aventinus, un historiador alemán del siglo XVI, el mítico rey Gambrinus habría nacido en el 1730 a.C. (a mitad de la dinastía XIII de Egipto), era descendiente de Noé y su amante era la diosa Isis, hermana de Osiris. Fue por esta asociación con los dioses, dice, por lo que Gambrinus aprendió la ciencia de la elaboración de la cerveza de los dioses egipcios.

En el siglo XIX se publicó una obra titulada Contes d’un Buveur de Cerveza (en francés: Cuentos de un Bebedor de Cerveza), su autor fue el periodista Charles Deulin. En tre esos cuentos se encontraba la historia de Cambrinus, Roi de la Bière (Cambrinus, el Rey de la Cerveza), en la que este rey hace un trato con el diablo. El éxito de este cuento llevó a la publicación, en 1874, de un especial de historias cuyo protagonista era este personaje: “Los Cuentos del Rey Cambrinus”.

Gambrinus en España

Gambrinus Rey de la Cerveza
El Gambrinus de Cruzcampo

En Sevilla, la cervecera Cruzcampo, lo tomó como figura publicitaria a comienzos del siglo XX —sí, es el gordo de la barriga roja aunque sea imberbe se supone que es el mismo de la leyenda— y lo ha mantenido desde entonces. El personaje para la marca fue diseñado por Leonetto Cappiello. Entre 1999 y 2007, Cruzcampo ha abierto más de 250 bares llamados también “Gambrinus”.