La historia del sillón del Diablo se remonta al año 1550, cuando se fundó la primera cátedra de anatomía humana de España en la Facultad de Medicina de la Universidad de Valladolid, dirigida por el granadino Alonso Rodríguez de Guevara, quien llevó a cabo las primeras disecciones humanas en España, gracias a un permiso real.

sillon diablo medicina silla
Lección de anatomía del Dr. Willem van der Meer, por el pintor holandés Michiel Jansz. van Mierevelt (1617).

A dicha universidad asistió un curioso joven portugués que apenas pasaba de los 20 años, de origen sefardí, cuyo nombre era Andrés de Proaza, con gran interés por la medicina y en especial por la anatomía humana.

El mismo año en que llegaba el sefardí a Valladolid, un niño de 9 años desapareció justo en la zona de la calle Esgueva, la misma calle en la que había alquilado una casa. Los vecinos denunciaron a las autoridades que del sótano de la casa del portugués, cuya parte trasera daba a la calle Solanilla, se podían oír llantos y gritos, además que aseguraron ver cómo salía agua manchada con sangre por el desagüe de aquella vivienda.

Las autoridades acudieron a la denuncia ciudadana y entraron por la fuerza en la casa del joven Andrés. El hallazgo fue espeluznante, en el sótano encontraron una mesa de madera con el cuerpo descuartizado del niño desaparecido y junto a este, cadáveres de perros y gatos diseccionaos.

El sefardí confesó allí mismo entre lágrimas. Tenía un pacto con el Diablo que se le había aparecido a través del sillón silla que estaba en su escritorio, allí se sentaba y solamente podía escribir macabros textos nigrománticos o sobre cómo realizar una autopsia a una persona viva inspirados por un extraño trance. Dice que llevando a la práctica los dictados del diablo, el propio Satán le conferiría toda la sabiduría del mundo en medicina.

silla diablo
Recreación de escritorio siglos XVI / XVII.
Casa Museo de Cervantes en Valladolid

Tras ser detenido se procedió a inspeccionar el resto del domicilio, así encontraron el sillón. Era un mueble nuevo —para entonces, siglo XVI— de brazos desmontables de madera de nogal que tiene el respaldo y el asentamiento de cuero decorados con motivos florales, dibujados mediante pespuntes, y geométricos, repujados.

El portugués fue condenado a morir en la hoguera por el tribunal de la Inquisición. Sus pertenencias salieron a subasta pública, pero nadie compró sus muebles debido a la fama demoníaca de los mismos. Al final, supongo, las piezas que no se vendieron acabaron en algún almacén de la Villa y, poco después, pasaron a formar parte del mobiliario de la Universidad de Valladolid.

Cuenta la leyenda que aquel que se sienta en el sillón del diablo varias veces, si no es médico, muere a los dos o tres días. Pero si eres médico podrías adquirir todo el conocimiento sobre las curas y enfermedades del mundo.

Y alguna cosa extraña debió pasar desde aquellos lejanos años del siglo XVI… Puesto que el sillón se catalogó en pleno siglo XX en una extraña ubicación: estaba situado en la antigua capilla de la Universidad de Valladolid, sujeta a la pared boca abajo y a respetable altura para que nadie se pudiera sentar. Alguna vez he oído que un vigilante nocturno de la Universidad se sentó por equivocación en la silla maldita, bien por cansancio o por lo que fuera durante sus rondas, y falleció poco después. Esto sería una anécdota, de no ser porque, durante unas obras en la Universidad un albañil se sentaba de vez en cuando en el sillón durante una jornada, apareciendo muerto también pocos días después. Las dos muertes tan consecutivas reavivaron el mito de la silla endemoniada.

silla diablo sillon
El sillón del Diablo, conservado en el Palacio de Fabio Nelli de Valladolid. (wikimedia)

Actualmente la silla se encuentra en el Museo Arqueológico de Valladolid, Palacio de Fabio Nelli. ¿Te atreverías a sentarte? Si te sientas:“recibirás luces naturales para la curación de las enfermedades” pero el que que se sentara en él al menos tres veces sin ser médico o intente destruirla morirá.

Fuentes:

Rivera Manescau, Saturnino. Tradiciones universitarias (Historias y fantasías) (1948)