La mitología inuit es bastante desconocida entre nosotros. Incluso entre los propios pueblos que habitan en las regiones árticas de América las leyendas y los mitos, aunque comunes tienen tantas variaciones como pueblos esquimales.

Escultura de Sedna en Nuuk, Greenland

Sedna es un espíritu marino que vive en una región llamada Adliden, en las profundidades marinas. Es la creadora de todos los seres marinos y suele ser hostil con los humanos, especialmente cuando actúan mal, y los castiga con mal tiempo, enfermedades y fracasos en la caza y pesca. A sus dominios llegan también las almas de los muertos para ser juzgados. Pero no siempre fue así.

En una isla lejana vivían un padre y su hija. El hombre se había quedado viudo y era la joven la que cuidaba de él. Cuando la niña creció se convirtió en una hermosísima mujer y todos los hombres del poblado quisieron desposarla, pero ella los despreciaba a todos avergonzado a su padre. Un día llegó un barco a la isla, cuyo capitán, un apuesto extranjero, la sedujo y la convenció para que huyera con ella. La joven embarcó dejando a su padre solo y sin haberse despedido.

Sedna de niña, por InonibirdG

Días más tarde, la joven descubrió la verdad. El apuesto era en realidad un brujo (o un chamán) que podía cambiar de forma humana a la de un cuervo gigante. La muchacha, arrepentida de haberse fugado trató de huir, pero el brujo la retuvo. Su padre, en la distancia, pudo oír los lamentos de su hija. Sin pensarlo dos veces embarcó en su kayac para ir a rescatarla.

Sedna y el chamán (por Inonibird)

El hombre pudo llegar al barco y Sedna bajó al kayac para huir junto a su padre. El brujo, viendo como su cautiva escapaba, utilizó sus poderes y desencadenó una tormenta. El mar parecía hablarle, pero era por boca del chamán, o le entregaba a su hija o los dos morirían allí. El padre, aterrorizado, accedió a lo que creía era la voluntad del mismísimo mar y arrojó a su hija por la borda.

La muchacha, que por un momento pareció irse al fondo, subió a la superficie y se aferró a la borda de la pequeña embarcación haciendo que esta se tambalease. Su padre cogió un hacha y cortó los dedos de su hija para que la soltara, al caer al agua estos se convirtieron en peces y focas pequeñas, y de sus heridas comenzaron a brotar morsas, ballenas y el resto de los animales marinos que conocemos.

Ilustración sobre la leyenda de Sedna

Solo así, el océano calmó la furia desatada por el brujo, y Sedna se hundió en el fondo, donde todavía reside como la diosa del mar.

La importancia de esta diosa para las comunidades en la región del Ártico es que su subsistencia depende de aquellos animales que salieron de Sedna, por eso es parte muy importante de los mitos del Norte. Su historia sirve como una explicación sobre los orígenes de las criaturas marinas del océano Ártico.

Sedna diosa mar
Sedna por SepiaLepus (https://www.etsy.com/es/shop/SepiaLepus?ref=l2-shop-header-avatar)